Blog MdlC

Buscar

Últimas Noticias

¿Cuál es la importancia del primer año de vida en el ser humano?

(Por el Dr. Manuel Eduardo Jaime Calderón, Pediatra-Homeópata, papá de exalumnas de MdlC)

Si consideramos que la vida como tal, es un milagro y un enigma a resolver, una posibilidad inédita en el universo; nos daremos cuenta de que es una única oportunidad de ser y existir, y dar a nuestra vida transcendencia y sentido; encontrar cuál es nuestra misión.

Después del nacimiento de un bebé, habiendo transcurrido embarazo y parto con toda normalidad y calma, los padres nos preguntamos ¿qué hacer?, ¿qué es lo más importante?

Pues bien, este nuevo ser tiene tres necesidades esenciales:

1º Alimentación

2º Sueño

3º Afecto

Las tres íntimamente ligadas entre sí, contribuirán a dar firme estructura en el próximo devenir.

 

  • Alimentación:

Indudablemente la mejor es la leche materna, contiene además de la esencia de mamá, los mejores nutrientes de un humano para otro humano, ¡qué bendita semejanza!, única en todo el universo, de mamá para su propio hijo, sin necesidad de preparación, esterilización o agregados químicos. Naturaleza pura. Un gran requerimiento es la firme disposición de mamá a llevarla a cabo, y hay quienes lo logran exitosamente hasta por dos años. Con ella es posible nutrir en la excelencia a este nuevo ser y llevarle a ganar 750grs. por mes en el primer cuatrimestre, en el segundo 500grs. mensuales y en el tercero 250grs. por mes; de tal forma que es posible triplicar el peso del nacimiento en doce meses, y a nivel de crecimiento es posible alcanzar el 50% de la talla al nacer que implicaría 2 cm mensuales durante el primer año de vida. Y estas metas biológicas pueden ser rebasadas con sólo la leche materna. Además de los nutrientes adecuados se tiene la ventaja de que toda la memoria inmunológica acumulada por mamá en su vida es transmitida íntegramente para protegerlo, y sobretodo prepararle su intestino con IgA secretoria para evitar cualquier infección que llegara a este lugar, incluido el temido virus de la polio. Otra forma de darle estructura y permanencia al nuevo ser. Lo importante es identificar que el bebé tiene hambre, despierta poco a poco, empieza a estar ansioso, el llanto se incrementa y se hace presente en todo momento, se intensifica el reflejo de búsqueda y la función intuitiva le aconseja a mamá, junto el fluir de leche en sus pechos, que esta sincronía llegó para estar juntos. Hay que alimentarlo cada tres horas, que es el tiempo de digestión del bebé y el de producción de nueva leche por parte de mamá; debe hacerse en intervalos de tres horas, no antes de dos, y no dejar pasar más de cuatro (que significaría no alimentarlo en una sexta parte del día, o sea de dos tomas). El tiempo de succión en cada toma no deberá exceder de 30 minutos (10-15 minutos por pecho), terminando esto se debe empezar a contar el nuevo tiempo para la nueva toma.

  • Sueño:

La segunda necesidad se produce en armonía automática, ya que al quedar satisfecho, entra en su ciclo vital cotidiano de comer-dormir-comer-dormir (en intervalos de tres horas, y llega a ser de dieciocho de sueño en veinticuatro horas). Esto le permite digerir, asimilar, nutrirse, crecer y desarrollarse para ir adquiriendo nuevas funciones y aptitudes psicomotoras en el transcurso de los días, que lo ayudarán a ser un individuo libre y autosuficiente (misión que todo padre quisiera ver realizada en cada uno de sus hijos).

  • Afecto:

Respecto del Afecto o tercera necesidad, es conveniente enfatizar que debe ser incondicional; que es necesario reiterarle nuestro amor con hechos, con abrazos que reiteren nuestro calor y presencia, con voces y gestos que indiquen nuestro gusto por su existencia. Estos estímulos son necesarios y vitales porque cuando NO existen, el bebé puede deprivarse emocionalmente, y no se desarrollará sanamente; la depresión infantil le llevará a la mala asimilación de nutrientes, se instalará la desnutrición que favorecerá infecciones, por lo que debemos tomar en consideración que el llanto es una forma de comunicación y uno debe investigar qué sucede, si llora por calor, frío, ropa mojada o apretada, incomodidad, fiebre, malestar, incubación de alguna enfermedad, etc., o si necesita nuestra compañía y amor, y al ser abrazado mágicamente se calma.

 

Si sabemos cuáles son sus necesidades y las satisfacemos de manera adecuada, todo bebé se desarrollará sanamente, transcurrirá el primer año de vida en armonía y sencillez, y al ser evaluado mensualmente por su médico, corroboraremos todos, que todo está en orden y de que hemos actuado correcta y eficientemente.

 

logo

 

PLANTEL ÚNICO

Dirección

Aguascalientes # 190, Col. Hipódromo

Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06100

Teléfono

Ciudad de México

(0155) 5564 6240

(0155) 5574 6537

info@mdlc.com.mx