Blog MdlC

Buscar

Últimas Noticias

¿Cómo entender lo que sucedió?

(Por Tina Hernández)

Además de comprender las explicaciones científicas acerca del temblor del 19 de septiembre de 2017, sobre las placas tectónicas, el movimiento de la Tierra y su reacomodo, así como los cambios y efectos en el planeta, en nuestro país y en nuestra propia casa, necesitamos realizar una revisión detallada y honesta a la estructura interior que nos conforma como padres, educadores y sociedad civil; urge conocer la conformación de las emociones que impulsan nuestras  acciones. 

Recapitular sobre lo que hicimos o dejamos de hacer durante el temblor, así como echar una mirada a nuestras prioridades antes de esta catástrofe, puede convertirse en un experimento que nos arroje una gran enseñanza, porque la reflexión y las crisis hacen posible (si lo favorecemos) que nos demos cuenta en qué momento y lugar del camino nos encontramos, y si somos realmente un refugio confiable para nuestros niños, para los demás y para nosotros mismos; es inminente detectar y reparar los daños estructurales, las grietas, incluso replantear, planear y rehacer lo que ya no es útil. Todo es reciclable, tenemos material suficiente y valioso para analizar y depurar.

Podemos sentir que hoy tenemos la oportunidad de armar el mejor proyecto de nuestra existencia donde todos estemos incluidos, al fin que ya nos dimos cuenta que sí dependemos de otros para vivir; entender que esta lección ha dejado una huella profunda sobre lo que es valioso e importante, y no una que sea el resultado de la adrenalina y que solo nos recuerde la tragedia y el dolor; una cicatriz que permanezca como una insignia a la fortaleza interna, a la empatía, al agradecimiento, a la solidaridad, a la bondad tan cuestionada que habita naturalmente en la humanidad.

Sostener esta aspiración, es quizá el mayor desafío a enfrentar, no la crisis en sí misma.

Porque este temblor nos cimbró desde adentro, nos quitó el sopor y el confort de una manera de existir tan hecha, tan estática, tan perdurable; hemos dejado de pensar (aunque sea por un tiempo) solo en nosotros mismos, para al fin reconocer nuestra verdadera naturaleza y salir a rescatar, consolar, buscar, alimentar, contener, cuidar, arropar, y/o albergar a los que nos parecían tan ajenos y extraños.

Hoy podemos dejar bajo los escombros todos los hábitos que genera nuestra visión egoísta y autocentrada, porque el temblor no es solo un evento donde salimos con vida, y nos quitamos el polvo y continuamos caminando como si nada pasara.

La pregunta podría ser: ¿cuál es el significado de esta catástrofe en nuestras vidas?, ¿cuáles son nuestras fortalezas y nuestras áreas de oportunidad?, ¿somos acaso los únicos que han sufrido estas situaciones?

Compartimos una realidad con todos los que habitamos este planeta, y somos al mismo tiempo capaces de tomar acciones activamente en beneficio de muchos.

Somos los Topos de nuestra casa interior, los héroes reales sí existen.

 

 

logo

 

PLANTEL ÚNICO

Dirección

Aguascalientes # 190, Col. Hipódromo

Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06100

Teléfono

Ciudad de México

(0155) 5564 6240

(0155) 5574 6537

info@mdlc.com.mx